La Posada

El Prado Mayor, situada en Quintanilla del Rebollar (norte de Burgos), es una casa de labranza típica del lugar, adornada con algunos elementos arquitectónicos como la columna de piedra que sustenta el soportal o el arco de la fachada principal, y otros decorativos como el escudo, que permiten datar su origen a finales del siglo XVI.

Se ha restaurado respetando el estilo y los materiales originales mejorando su habitabilidad. Dispone de ocho habitaciones, dos de ellas tipo Suite, una acogedora salita, un salón biblioteca, espacioso porche, jardín y huerto propio.

El Prado Mayor dispone de un patio amplio y acogedor. Bajo la balconada, un amplio porche permite disfrutar del jardín, adornado con pequeños detalles que invitan a la contemplación y a la tertulia. Durante su estancia tendrá acceso a todo tipo de de información sobre la comarca, actividades, rutas, patrimonio… en función de sus apetencias e inquietudes.

Además, dispondrá de acceso a Internet gratis con conexión WIFI desde cualquier zona de la Posada, y si lo desea podremos atenderle en Inglés y Francés.

Aunque somos grandes amantes de los animales, dentro de la Posada NO admitimos mascotas.

Ubicado en un edificio contiguo (antigua leñera), Prado Mayor dispone de un confortable salón de dos plantas con biblioteca, para disfrutar de las tertulias, los juegos de mesa, la lectura o simplemente contemplar el baile de las llamas.

En el edificio principal, la primera planta también tiene una salita de lectura con acceso a la balconada. Los detalles de flores, artesanía y decoración muy cuidada, contribuyen a crear un clima especial y entrañable.

La cocina ofrece una cuidada selección de productos de cosecha propia, cultivados con mimo en la huerta de la casa, ecológicamente sin uso de productos químicos. Frutas, verduras y hortalizas con su verdaderos sabor.

Así, la oferta gastronómica es casera, sencilla y natural, a base de verduras, hortalizas y frutos procedentes de la huerta. Horneados de pescados y empanadas, vacuno de “Las Merindades”, leche recién ordeñada, embutidos, hogazas de horno de leña, miel, mantequilla y quesos artesanos locales.

Se elaboran mermeladas y jaleas de grosella, frambuesa, saúco, mora y calabacín entre otras. Repostería variada para el desayuno, como bizcochos de natas, rosquillas de anís, galletas de mantequilla, de nueces y pasas. Entre los postres caseros están la tarta de manzana, el flan de café, los melocotones asados con nata de frambuesa, las peritas al vino con natillas, las macedonias de fruta, sin olvidar los lácteos como el cremoso yogur, cuajada y helados también caseros.

Se atienden las necesidades de alimentación vegetariana, y también las especiales de los huéspedes diabéticos, celíacos o con diversos tipos de alergias alimenticias. Además de los productos de cultivo y elaboración propia, se incluye en los desayunos y cenas productos naturales, artesanos y biológicos.


A continuación, podrán visualizar un “Vídeo-Resumen” con imágenes de  las dependencias de la Posada, acompañada con música de fondo:

 

Estas son algunas de las marcas que poseemos, las cuales acreditan nuestra calidad en el sector:

                      
           Marca Natural                        Calidad Rural Las Merindades                         Posadas Reales